lunes, 29 de diciembre de 2008

Teatro Apolo y el actor cómico Casimiro Ortas.


El 23 de noviembre de 1873 fue inaugurado el teatro Apolo. Estaba situado en el número 45 de la actual calle Alcalá de Madrid, en la manzana formada por las calles Barquillo y Marqués de Valdeiglesias. Anteriormente en el lugar estaba el Convento de San Hermenegildo, que fue desamortizado en 1836.

La idea fue financiada por el banquero Gargollo, y los arquitectos fueron los franceses Chaderlot y Festau, aunque la dirección técnica corrió a cargo del arquitecto español Sureda. La decoración fue hecha por Francisco Sanz, el techo por Manuel Vallejo y los escenográfos fueron Bassato y Ferri. Mencionar que intervinieron también el pintor Fornos y el escultor Duque. Era tal el detalle que existían dos tapicerías para las butacas, una para invierno y la otra para el verano.

El foro era para 2500 personas. Se utilizó para la construcción una hermosa piedra blanca y hierro fundido, lo que evitaba en gran medida los incendios que tantos desgracias causaron en la época.

Tenía tres enormes arcos en su fachada por donde entraban y salían los carruajes, que daban a un coqueto hall donde los carruajes dejaban a buen recaudo a los espectadores.




Detalle del hall para el paso de carruajes.

La obra inaugural fue “Casa con dos puertas mala es de guardar” de Calderón de la Barca, y previamente el actor Manuel Catalina (que fue el primer empresario del teatro), leyó un poema de Gaspar Núñez de Arce dedicado al nuevo teatro.

Imagen del patio de butacas y palcos del teatro Apolo.

Los primeros años del teatro fueron bastante ruinosos por la poca asistencia de público. Estaba demasiado apartado del centro de Madrid y era necesario utilizar el carruaje para llegar. Fueron estrenadas obras dramáticas como “El libro talonario” de Echegaray.

Arrieta, Chapí, Caballero y Marqués aportan 40.000 pesetas en 1883 para la contratación de artistas, ya que la anterior compañía decidió abandonar el Apolo. Es en este momento cuando surge el verdadero espíritu de “cuna del género chico”, es decir, cuna de la zarzuela del teatro Apolo.

Así se estrenaron en el Apolo las siguientes zarzuelas: “Cádiz”, de Chueca y Valverde (1886); “La Verbena de la Paloma”, de Tomás Bretón y Ricardo de la Vega (1894); “Agua, Azucarillos y Aguardiente”, de Chueca (1897); “La Revoltosa”, de Ruperto Chapí (1897),...... y otras obras, que aunque no fueron estrenadas en el Apolo, tuvieron gran éxito como “La Gran Vía” y “Valientes”.

Por él pasaron artistas tan relevantes (además de Ortas) como: Sinesio Delgado (director artístico), Joaquina Pino y Luisa Campos (cantantes), López Torregrosa (director de orquesta,...

El Apolo fue uno de los más importantes centros culturales de la Villa de Madrid. A ello contribuyó la famosa “Cuarta del Apolo” que era la cuarta y última sesión que daba comienzo a las 12,30 de la noche, lo que dio lugar a un variopinto ambiente noctámbulo (las otras sesiones eran desde las 9,30, con duración de una hora). Tan importante era que en Octubre de 1896 se realizó por primera vez en Madrid la proyección del cinematógrafo de Karch. Se instaló en su acera los primeros puestos de helados para llevar a casa, y las primeras máquinas automáticas expendedoras de golosinas y chocolates, e incluso el primer fonógrafo de cilindro de Edison, que funcionaba a cambio de unas monedas.

Teatro Apolo según un grabado realizado en el siglo XIX, junto al teatro se ve la iglesia de San José.


En 1929 el teatro fue comprado por el Banco de Vizcaya para hacer su sede central. La última función tuvo lugar el 30 de Junio de ese mismo año. El teatro fue totalmente derribado.


Vista aérea actual en donde se encontraba el Apolo (bordeado en rojo). Fuente: http://maps.live.com/



Casimiro Ortas

El actor Casimiro Ortas, fue uno de los grandes actores cómicos de teatro, lírica y cine, nació el 1 de mayo de 1880 en Brozas (Cáceres).

Casimiro Ortas y Carmen Sobejano (Foto cedida por Francisco Rivero)


Debutó en el Teatro Apolo, el 11 de marzo de 1914 con el sainete de Carlos Arniches y Celso Lucio, El último chulo.


Aurora García Alonso, por Gyenes



Fue actor de cine en cinco películas, entre ellas Los apuros de un paleto (1916) y Problema resuelto (1923), ésta última de Atlántida Cinematográfica.

Los apuros de un paleto (1916).

Problema resuelto (1923), se puede ver al actor Casimiro Ortas a la izquierda de la fotografía.




El actor Casimiro Ortas fallecería el 10 de marzo de 1947 en Barcelona, como se puede comprobar en un artículo del periódico La Vanguardia Española, siendo enterrado en el cementerio de La Almudena de Madrid.



Autor: Angel
Colaboradores: José Manuel y Ricardo.
Fuente teatro: http://es.geocities.com/mizarzuela y www.bne.es
Fuente Casimiro Ortas: Francisco Rivero, cronista oficial de Brozas, www.bne.es y www.lavanguardia.es

sábado, 13 de diciembre de 2008

Jano y la publicidad cinematográfica.

Francisco Fernández-Zarza, más conocido por su nombre artístico de Jano, nació en Madrid en la calle Núñez de Arce nº 7 en 1922.

Trabajó como cartelista, dibujante, rotulista e ilustrador. Realizó miles de carteles, programas de mano y publicidad cinematográfica.

Fue junto a otros famosos cartelistas como: Soligó, Raga, MAC y Montalbán, los grandes diseñadores de la publicidad en el cine español.



Se podían ver sus trabajos en fachadas de los cines de toda España, en publicidad en los periódicos y en los programas de mano que se daban en la taquilla a la entrada a los cines, para ver la película.


Durante la época dorada de la publicidad española de los años 30 a los 70, casi el 75% de los trabajos de impresión se realizaban en tres ciudades, Barcelona, Madrid y Valencia. El 25% restante en las ciudades de, León, Gerona, San Sebastián, Sevilla, Vitoria y Bilbao.

En Madrid fueron famosas las imprentas y gráficas; EDICOLOR, Velasco,SA, Talleres Gráficos Juan Torroba, Susaeta,SA y Karmat,SL, entre otras.

Había gran variedad de programas de manos, tanto de diseño, como de formas. En la parte trasera se anunciaban los horarios y el cine en el que se proyectaban las películas.


Jano falleció en Madrid en 1992.

Autor: Angel

Fuentes: Las estrella del cine español vistas por Jano, editado por EGEDA
Los programas de mano en el cine, de Paco Baena y colección propia.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Los primeros estudios de cine en Madrid - 1ª parte

Dos fueron principalmente los estudios de cine que se crearon en Madrid a comienzo del siglo pasado, Atlántida Cinematográfica y Film Española.

Atlántida Cinematográfica, S.A.

El 21 de mayo de 1919 en Madrid se constituyó la Atlántida Cinematográfica, S.A., que se había fusionado con la productora Patria Film, de los hermanos Perojo.




Patria Film aportaba a la nueva empresa sus oficinas en la calle Belén nº 3 y los estudios de rodajes en los terrenos adquiridos en la Fuente de la Teja en el Paseo del Comandante Fortea nº 2, para sus propias películas y de otras productoras. Estaban localizados muy cerca del río Manzanares,a la altura del Puente de la Reina Victoria, Estación del Norte, Campo del Moro y Palacio Real.


Su consejo de accionistas se encontraba representado por grandes personalidades de la aristocracia y la alta burguesía española, entre ellos el Conde de Romanones, Tomás Dolz del Espejo, Conde de la Florida y hasta el mismo rey Alfonso XIII.

Conde de Romanones.


No tardaron mucho en empezar a producir y rodar en sus propios estudios películas.

Se filmaron entre otras: La inaccesible, La verbena de la Paloma, La venganza del marino y Problema resuelto.

En ellos se rodó la película, La verbena de la Paloma, cuyos decorados fueron los primeros decorados corpóreos construidos en Madrid.

Uno de los grandes directores de dichas películas fue José Buchs, que junto al fotógrafo José Mª Maristany, poco después crearían una nueva compañía, la Film Española, que sería junto a la Atlántida las dos principales en aquella época.



Pese al gran éxito de sus películas, su falta de liquidez en las aportaciones por parte de sus accionistas, le llevaron en 1927 a paralizar definitivamente su producción y dejar de utilizar para siempre sus estudios de rodaje.

Foto aérea de los años 40-50 del siglo pasado. Los estudios estaban situados en el margen derecho, a la altura del primer puente inferior (Puente de la Reina Victoria), aunque en esta foto ya no quedaba nada de ellos. Fuente: www.urbanity.com


Autor: Angel

jueves, 27 de noviembre de 2008

Estudios Balcázar y Esplugas City

Los estudios Balcázar se inauguraron en 1964 en Esplugas de Llobregat, una localidad próxima a Barcelona. La empresa estaba integrada por Enrique Balcázar y sus ocho hijos.

Estaban situados en un polígono industrial conocido como “ Montesa”, donde estuvieron las instalaciones de dicha marca de motocicletas.

Plano y foto aérea.

Detalle del contorno de los estudios y lo que queda de ello, parte del tejado de uno de los platós y la palmera de la entrada a los estudios.


La inauguración de los estudios se realiza con el western, Pistoleros de Arizona en 1964.

Foto película


En el mismo año de 1964 se adquieren unos terrenos muy cerca de los estudios, para los rodajes exteriores de las filmaciones. Dichos terrenos se conocerían como Esplugas City, fueron construidos por el decorador Juan Alberto Soler de la productora Balcázar P.C. Serían después de los decorados del Oeste de Hoyo de Manzanares los segundo de España.

Montaje de fotos de Esplugas City sobre una foto aérea actual y detalle de las instalaciones.

Estos primeros decorados permanecerían hasta 1967, cuando recibieron la orden de desmantelarlos para la construcción de la Autopista que pasaría por allí. En 1967 se trasladan, justo en frente del primer poblado, algo más reducido y perduran hasta el 15 de agosto de 1972. Durante el rodaje de Le llamaban Calamidad, última película rodada en Esplugas City, se ruedan las escenas del incendio de dichos decorados utilizándose para la película.

Fotos del incendio de Esplugas City.

Añadimos como punto final el entrañable relato de Jordi que hizo en su blog sobre este artículo:

Había una vez, cerca de la ciudad de Barcelona, un lugar perdido entre el tiempo y el espacio, en el cual los barceloneses tenían el Oeste Americano justo al lado de casa.

En aquellos tiempos existía un pequeño poblado del western, en el bajo Llobregat, donde los indios apaches llevaban sangre gitana en sus venas y los cowboys comían pan con tomate entre tiroteo y tiroteo.Esplugues City es otro espacio desaparecido que a muchos nos ha quedado grabado en la memoria. Aquella visión fugaz que podíamos ver desde la autopista, dirección Molins de Rei a mano derecha, cuando pasábamos con los coches de nuestros padres y que muchos no la dejábamos perder por nada del mundo. Con la nariz enganchados a la ventana nos quedábamos embobados mirando aquel solitario escenario y aquella típica calle de película con su cantina, el banco y los porches, donde el sheriff esperaba escondido que apareciesen los malos mientras una bola de hierba seca (tumbleweed) atravesaba la calle.


Todo aquello un buen día desapareció...el cementerio anexo así lo auguraba y aquel poblado pasó a mejor vida con toda aquella magia que se esfumó por siempre.

Autor: Angel

Segundo artículo.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Cines de verano en Madrid

En Madrid en los meses de verano, se cerraban los cines por falta de refrigeración y se inauguraban los espacios al aire libre y terrazas para el verano.

El primero en abrir fue uno situado en la Glorieta de la fuente de las Cuatro Estaciones, frente al Museo del Prado.

Foto cine en el parque

Su temporada daba comienzo en junio y duraba hasta septiembre.

Foto del cine La Flor


Después llegaron los cines totalmente refrigerados, el primero fue el cine San Carlos, inaugurado en 1931 en la Calle de Atocha, 125.


Foto publicidad



Se utilizaban chorros de aire frío lanzados desde el marco de la pantalla a las butacas, solo helaba a las primeras filas, mientras las últimas apenas lo notaban.


Fotografía de la gran terraza del cine Barceló.



El primer Auditórium al aire libre para automóviles y motos de España y el segundo de Europa, fue Motocine Barajas. Tenía la capacidad para 800 coches y 700 motos y estaba situado en la Autopista de Barajas, a la altura de la Alameda de Osuna.



Se inauguró el 17 de abril de 1959 y cerró el 7 de diciembre del mismo año.

Reportaje del Motocine Baraja, y publidad del mismo.


Autor : Angel
Fuentes:
- Madrid y el cine, de Pascual Cebollada y Mary G. Santa Eulalia

- Los primeros veinticinco años de cine en Madrid 1896-1920, de Josefina Martínez.

martes, 11 de noviembre de 2008

No-Do

El NO-DO, (Noticiarios y Documentales), se creó por acuerdo de la Vicesecretaría de Educación Popular del 29 de septiembre 1942 y por resolución, de la misma, del 17 de diciembre del mismo año, (B.O.E. 22-12-42), como un servicio de difusión de noticiarios y reportajes, filmados en España y en el extranjero, "con el fin de mantener, con impulso propio y directriz adecuada, la información cinematográfica nacional".

El Nº 1 de Nodo (1943) y otros reportajes del noticiario

Era un noticiero que se proyectaba obligatoriamente en los cines españoles antes de la película en sí, entre enero de 1942, fecha de su fundación hasta mayo de 1981.


El edificio central del NO-DO, año 1942, en Madrid.

En la realización de los Noticiarios, Documentales e Imágenes de NO-DO, intervinieron numerosos directores; unos ya consagrados, otros empezaban, su nominación prolija y llevaría al olvido a algunos de ellos; lo mismo sucede con directores de fotografía, cámaras, montadores o locutores. En los comienzos de los años sesenta, NO-DO, no solo tiene consolidada su actividad, sino que, por lo general, realiza la mayoría de las producciones institucionales, incluso para la incipiente T.V.E.

Que el NO-DO fue vehículo de propaganda del régimen franquista nadie lo duda; no olvidemos que los motivos que llevaron a crearlo fueron los de educar, formar e informar, cinematográficamente y en exclusiva.

Hoy día, dichos noticiarios se encuentran archivados en la Filmoteca y en T.V.E.

El edificio actualmente. En la calle calle Joaquín Costa, 43

Autor: Angel