miércoles, 30 de septiembre de 2009

Los estudios CEA, de Parque de Diversiones de la Ciudad Lineal a Estudios de Cine - 1ª Parte

Los equipamientos culturales y recreativos en la Ciudad Lineal

En 1902 se constituyó la Sociedad de Espectáculos de Ciudad Lineal que en el transcurso de los siguientes años construiría un gran centro social denominado Parque de Diversiones.

Los equipamientos se realizarían en la manzana 89 de la Ciudad Lineal entre las carreteras de Aragón y Hortaleza, en el actual cruce de la calle Arturo Soria con la avenida de América.

La situación era en el número 12 del plano anterior.

El proyecto consistió en la creación de un gran Teatro, Frontón (posteriormente dedicado a espectáculos de lucha greco-romana, cine al aire libre y teatro), Salón-Restaurante y Parque de atracciones.

Vista general del Parque de Diversiones

En el año 1909 la CMU hizo una ampliación de las instalaciones, en la parte posterior de la calle principal junto al frontón.

Entrada principal al recinto con la vista de la fachada del Teatro

Finalizada la ampliación en 1911, el Parque de Diversiones tuvo su mayor esplendor y apogeo. Así se ponen en funcionamiento nuevas atracciones como: la montaña china (tobogán); tiro de pistola y carabina; el African-Dip o pim, pam,pum acutático humano (espectáculo cómico con tiro a un negro); dos pistas de bolos americanos; billar; pista de patines y gimnasio con cuadrilátero para lucha greco-romana.

La máquina voladora vista desde la calle Arturo Soria

El teatro de invierno se transformaba en casino o salón para conferencias, con decoración de jardín, plantas de lujo e iluminación especial, colocando en los palcos mesas para refrescos y bebidas.

La CMU arrendaba tanto el teatro, como el restaurante, exigiendo en contrato los servicios que debían de ofrecer el adjudicatario. Eran tan detallistas, que la CMU marcaba hasta el vestuario que debían de utilizar los camareros.


 
Interior del bar del Parque de diversiones y detalle de la decoración del mismo.

El restaurante tenía 20 metros de largo, por 12 de ancho y 12 de altura. Contaba con un salón central y comedores independientes. Estaba decorado con lienzos al óleo, destacando el cuadro “La Caza”, de Regidor. El techo era de cristal y abatible para combatir el calor en verano. Las mesas del exterior tenían lámparas y jarrones de flores.


Salón principal del restaurante y público en el exterior del mismo.


Aspecto del recinto del Teatro, Frontón y Bar, momentos antes de empezar el Festival infantil el día 14 de junio de 1907. A la derecha se puede observar “la maquinilla”, el tranvía de la Ciudad Lineal.

Con la reforma de 1909 se levantó un nuevo escenario (el anterior era solo para varietés y estaba cerca de la pared principal). Fue preparado para varietés, zarzuelas, óperas, luchas greco-romanas y más. Sus dimensiones eran: 11 metros de embocadura, 5 de fondo y un proscenio de 5,75 por 13 metros, construido sobre armazón de hierro, fabricado en los talleres de Munar y Guitart. La decoración de la embocadura, hecha de escayola, corrió a cargo del escultor Enrique Carrera, rematada en su parte superior con un grupo escultórico y jarrones en sus laterales.

 
 
Tres tomas en diferentes años del teatro montado al aire libre en el Frontón o Kursaal, en las que podemos ver las diversas embocaduras. La última nos muestra una exposición avícola, también instalada en el frontón.


El Kursaal, o frontón, contaba con 6 filas dobles de sillas en la cancha de frente al escenario, y seis filas sencillas laterales. Las sillas eran de madera y hierro importadas de Alemania. Tenía cuatro filas de butacas de rejilla, con 68 asientos por fila, en todo el frontal bajo, y en el ala derecha de la cancha había un gran paseo para los espectadores sin asiento. A la izquierda se situaban los asientos del bar, con mesas y sillas para ver el espectáculo tomando algo. Al fondo estaba la gran gradería, ocupando todo el largo del frontón con capacidad para 553 personas, siendo estas las más baratas. Las localidades de lujo estaban en los dos pisos de palco, el primero con 19 palcos con 6 asientos cada uno y un palco corrido para 100 personas y asientos independientes. En el segundo piso, que era la azotea, tenía 9 palcos con sillas y mesas, separados por biombos, adornados con plantas y alumbrados con farolillos. Los palcos contaban con acceso directo al restaurante por medio de un montacargas para dar el servicio de bebidas y comidas.

Llegada al Parque de la Ciudad Lineal de los autobuses que hacían el recorrido desde la Puerta del Sol.

El aforo total del Kursaal era de más de 3.600 espectadores, aunque según constaba en la licencia de arrendamiento eran de 2.556. Tenia iluminación nocturna mediante focos de arco voltaico. Las dimensiones de la cancha eran de 58 metros por 10, con una contracancha de 6 metros.

Aspecto general del Frontón de la Ciudad Lineal durante un combate de lucha greco-romana.


La calle Arturo Soria con la entrada al Parque de Diversiones a la derecha de la imagen (1907).

Vista desde el mismo lugar en 1957.

Hasta aquí este breve resumen de lo que fue el Parque de Diversiones de la Ciudad Lineal, que nos servirá de introducción para los próximos capítulos de los Estudios Cinematográficos CEA.

La transformación en estudios CEA se hace realidad en octubre de 1933

Autor: Angel Caldito.
En este blog también colaboran: José Manuel Seseña y Ricardo Márquez.

Fuentes: Filmoteca Española, BNE, AGA, Archivo Regional de Madrid.


Artículos anteriores sobre la CEA:
Estudios CEA ( Cinematografía Española Americana) de la Ciudad Lineal (I).
Estudios CEA (Cinematografíca Española Americana) de la Ciudad Lineal (II).


6 comentarios:

  1. Eso si que eran autenticos espacios lúdicos y no los de ahora!. En Barcelona por esas epocas tambien existieron algunos parques de atracciones similares, esos grandes centros con mezcla de espectaculos tenian mucho exito por aquellos tiempos ....acabaron esfumandose todos. El Parque de Diversiones, que nos muestras, parece que supo adaptarse ...muy interesante y muy buen post espero a ver la segunda parte.
    Saludos
    Jordi

    ResponderEliminar
  2. Hola Jordi,
    Efectívamente fueron en su época un lugar de esparcimiento cultural y recreativo para todos los madrileños.Situados en las afueras de Madrid, fue uno de los proyectos principales de la gran utopía que fue la Ciudad Lineal.Con el paso del tiempo se convirtió en lo que serían los estudios CEA, uno de los más importantes del país.
    Saludos.
    Angel.

    ResponderEliminar
  3. Un comentario al margen. En la foto del 57 que muestra la entrada de la CEA se ve un autobús americano. Era de los que hacían el recorrido desde la Base de Torrejón de Ardoz hacia los núcleos en donde vivían familias americanas de los militares de la base. Pintados de Azul oscuro transportaban tanto a militares de impecable uniforme, como a sus familiares vestidos de colores alegres y gafas de sol picudas. También había un servicio de autobuses, estos amarillos como los de las pelis, para llevar a los niños al cole. En la Ciudad Lineal vivían bastantes y los chavales de mi edad íbamos como locos detrás de la rubitas americanas que eran pura energía. Si os animáis a escribir algo sobre esa extraña colonia americana que tuvimos en Madrid tantos años, con sus cines propios, sus economatos (donde comprábamos los Levi´s), sus campos de beisbol y futbol americano y sus iglesias (al lado de mi casa, en la Calle Gregorio Benitez nº 6 de la Ciudad Lineal, había una de donde una tarde de noviembre del 63, al anochecer, vi salir llorando a todos. Habían asesinado a JFK.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Chichín por contarnos tus vivencias y por la información que nos aportas.
    Tienes el blog a tu disposición para cualquier comentario o información que desees aportar.Como verás estamos trantando el tema de los Estudios CEA en varios artículos que iremos desarrollando en las próximas semanas.Esperamos que éstos artículos vayan arrojando algo más de
    información sobre la CEA.
    Saludos.
    Angel.

    ResponderEliminar
  5. Estoy buscando información sobre el arquitecto del parque de atracciones D. Ricardo Marcos Bausá y Seseña, desearía saber si el colaborador de este blog José Manuel Seseña es descendiente del autor del proyecto. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola Fernando Santiago:
    No soy descendiente de D. Ricardo Marcos Bausá y Seseña. Será de una las varias ramas que llevamos el apellido Seseña.
    Me gustaría saber de él por que siempre tengo interés por lo que tenga que ver con mi apellido.
    Un cordial saludo.
    José Manuel Seseña

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, para mejorar, corregir, pedir más información,.... Puedes utilizar una de las cuentas, o la opción Nombre/URL. Pon tu nombre y escribe el comentario. Si utilizas anónimo, pon tu nombre en el comentario. Los comentarios pueden estar moderados.