miércoles, 27 de mayo de 2009

Cine Callao – El cine sonoro en España (2ª parte)


Continuamos con la historia del cine sonoro en España. Este preámbulo sobre arquitectura lo presenta nuestro amigo Juan Ortiz.

Una de las primeras obras de Luis Gutiérrez Soto, titulado en 1923, es el Cine Callao de 1926. En el punto en que la Gran Vía gira hacia la Plaza de España, y en frente de la parcela que poco después ocupará el Edificio Capitol, una parcela en forma de V, quizás demasiado alargada.


La construcción de la Gran Vía en su confluencia con la Plaza del Callao. El cine se levantó en el solar que se ve con carteles.



Construcción del tercer tramo de la Gran Vía. Año 1928. Fuente: http://www.viejo-madrid.es/

Con frente a la Plaza del Callao y a la Calle Jacometrezo su situación es envidiable ya que a diferencia de otros edificios podemos observar sus dos fachadas a la vez, entenderlo como edificio aislado de los demás de su manzana y entorno. Opta Gutiérrez Soto por un alzado continuo que se adapta a la curva de la esquina destacada con una torre a modo de faro que se iluminaba para anunciar el cine.

Planta baja a modo de zócalo perforado por las diferentes entradas y salidas y que absorbe la diferente inclinación de las calles, un cuerpo principal en el que los grandes carteles nos impiden la visión de los huecos que marcaban la portada principal hacia la plaza del Callao, y se remata el edificio con friso y cornisa. Una composición clásica que garantiza la monumentalidad buscada, decorada a base de grandes paños verticales con motivos Art Decó.



Hacia Callao un ritmo rápido de paños estrechos y diferente altura que se rompe en la portada, y tras girar la esquina, se dilata por su lado más largo.



Este ritmo nos anuncia lo que nos encontraremos al entrar: el vestíbulo con escaleras a ambos lados y a continuación en línea recta la sala, profunda como su fachada. Tanto que se decide dedicar el extremo del solar para tienda en planta baja y oficinas arriba. Aquí se ubicó precisamente el primer estudio del arquitecto. Los aseos y su galería de acceso a la izquierda de la sala rompen la simetría de la composición. Como era habitual en edificios como éste, se dedica el sótano para gran café con su escenario, cocinas, almacenes y demás dependencias hacia el fondo. Una sala de té en la primera planta de acceso al anfiteatro, y ya en su cubierta otro cine al aire libre.



Situado en La Plaza del Callao,3, fue inaugurado el 11 de diciembre de 1926 con la película Luis Candelas, el Bandido de Madrid. Tiene una capacidad para 1.500 butacas. Edificio de solar irregular, en su esquina se levanta un torreón y en su terraza se instala una pantalla, que aún se conserva y asientos para proyecciones cinematográficas al aire libre.


Foto cedida por: Enric Archivell, de Flickr.


El sótano se destinaba a café o cabaret (luego se convertiría en la antigua discoteca Xenon), adaptándose en 1997 en cine. El exterior es de líneas sencillas con tendencias academicistas con neobarroco español, sugerencias vienesas y art-decó en su decoración, que en la limpieza de fachada de 1997 queda al descubierto el esgrafiado polícromo con la que se inauguró.

Año 1931. Fuente: http://www.viejo-madrid.es/




Ver mapa más grande

Desde el año 1927 se proyectaron en el Cine Callao diversos cortos, en lo que eran las primeras pruebas del “cine parlante”, como lo denominaban entonces los periódicos.

Recorte de El Imparcial. Octubre 1927

El 13 de junio de 1929 se presentó en el cine Callao la primera película sonora y hablada en España, El Cantor de Jazz ( The Jazz Singer). También se estrenó en dicho cine el 21 de mayo de 1930 la película El cuerpo del delito, considerada por algunos como la primera película sonora y hablada del cine español, después del fracaso debido a los fallos de sonido de la película El misterio de la Puerta del Sol , primera realización sonora con el sistema Phonofilm de Lee De Forest. De la muestra de modernidad del cine Callao da fe que dispuso de los más novedosos sistemas sonoros.



Crónica del diario El Imparcial. Fecha: 15 junio 1929

Anuncio en la prensa del Cine Callao. Octubre 1930.

El edificio está catalogado como patrimonio artístico de Madrid y por tanto protegido.

Autor: Angel Caldito.
Coautor para arquitectura: Juan Ortiz.
En este blog tambíen colaboran: José Manuel Seseña y Ricardo Márquez.

Fuentes: Urbanity, BNE.

Primera parte.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Primera película sonora española - Primera parte

En 1928 se produce en Madrid el encuentro de dos personajes que se convertirían con el tiempo en historia del cine español: el director Francisco Elías Riquelme, nacido en Huelva y el exhibidor Feliciano Manuel Vítores, nacido en Belorado (Burgos).
Francisco Elías Riquelme
Carromato que transportaba la pesada cámara (era la única forma de mover la cámara, por eso las escenas son fijas) . De derecha a izquierda: El productor Feliciano Vítores, el operador Tomás Duch, el director Francisco Elías, Adolfo Aznar (visitante ocasional y director de cine) y el actor Jack Castello (Jesús Movellán).
Jesús Movellán Varela (Jack Castello).
El exhibidor ambulante que recorría España con películas sonoras y que tenía en exclusiva la patente en España de Fonofilm [1] de Lee De Forest, pensó en realizar la primera película hablada en español. La película era El misterio de la Puerta del Sol, se rodó entre septiembre y noviembre de 1929, con los siguientes actores: Juan de Orduña (posteriormente realizador de cine), Teresa Penella y Anita Moreno, entre otros.
 Máquina de grabación de sonido.
Se rodó en Madrid, entre los siguientes lugares, Gran Vía, Puerta del Sol, patio del Caserón de Vítores en La Ciudad Lineal y en los Talleres de los periódicos El Heraldo de Madrid y El Liberal. Contenía algunas escenas coloreadas y al final de la película se podía ver una vista aérea del Madrid de 1929, se rodó en condiciones técnicas desastrosas.
Puerta del Caserón de Vítores, Ciudad Lineal(Madrid)
El sistema que se utilizó fue el Fonofilm de Lee De Forest, debido al enorme peso de la cámara no permitía desplazarla más que en ocasiones excepcionales, por lo que eran los decorados los que se montaban y cambiaban frente al objetivo de la cámara. Dicha película se estrenó el 11 de enero de 1930 en el Coliseo Castilla (Burgos), tal como lo menciona el Diario de Burgos. La sincronización conseguida es perfecta; la palabra se corresponde exactamente con los movimientos de los labios. La amplitud precisa de los sonidos es algo más difícil de conseguir. Depende de múltiples factores, entre ellos las condiciones acústicas del local, por lo que exige pruebas y ensayos detenidos, que en este caso han tenido que realizar con premura. Diario de Burgos, 13-I-1930
Toma del film en la Gran Vía y la Puerta del Sol. Atentos a las bocinas de los autos.  
Se proyectaba en los cines con los equipos sonoros Fonofilm de Feliciano Vítores que eran incompatibles con las instalaciones que se estaban implantando en España, por lo que debido a su mal sonido hizo que se retirara la película, ofreciéndose posteriormente en algunas capitales de provincia.
Fragmento de El Misterio de la Puerta de Sol, mezcla de cine mudo y sonoro.
Durante años se creyó perdida dicha película, hasta que en 1995 la Filmoteca Española adquirió las cuatro latas metálicas oxidadas que a principio de los ochenta habían permanecido ocultas en el desván de la casa de los herederos de Vítores en Belorado (Burgos).
Dejamos en este punto la historia. En el próximo artículo veremos lo que supuso la proyección de estas películas en los cines, .... continuará.Autor: Angel Caldito. En este blog tambíen colaboran: José Manuel Seseña y Ricardo Márquez. Fuente: Filmoteca Nacional y BNE. [1] En algunas fuentes es citado como Phonofilms, en su versión inglesa.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Cine Barceló

La fecha de inauguración del Cine Barceló fue el 20 de diciembre de 1931 en la calle Barceló, 11 de Madrid.


El programa de las proyecciones de la inauguración fueron las siguientes:

El Cantor desconocido.
Toby, lechero (dibujos animados).
Noticiario de la Fox.
En la tierra del Nilo (documental).

Recorte de prensa del diario La Epoca. Fecha: 21 dic 1931 Fuente BNE.



Arquitectura (por: Juan Ortiz, coruñés estudiante de arquitectura, nuestro agradecimiento por su aportación).

Luis Gutiérrez Soto, arquitecto que proyectó el cine, además de jugador del Real Madrid (conocido como Pichichi) y aviador, fue para muchos el más frívolo y brillante arquitecto de la llamada Generación del 25, jóvenes titulados en los años 20 que introducirían en España, con cierto retraso, la arquitectura racionalista que se desarrollaba en Europa.

Óleo sobre Luís Gutierrez Soto. Fuente: http://www.galeriaestampa.com/


Dos características son de reseñar en su obra: genialidad compositiva y desapego por el lenguaje formal que lo llevará a vestir sus obras del estilo que tocase en cada momento, sin mayor preocupación. Prueba de ello es la radical diferencia entre el edificio que nos ocupa y su posterior Ministerio del Aire (1940), símbolo del nuevo régimen político.



El Cine Barceló es el cuarto que realiza y un paso más en la dirección que apuntaba su anterior Cine Europa (1928), ambos dentro del racionalismo expresionista español, influenciado sobre todo por la obra de Erich Mendelsohn, quien con formas novedosas y originales intentaba suscitar la emoción del espectador. Basta echar un vistazo a la Torre Einstein (1921) para hacerse una idea. Los voladizos de la fachada, las ventanas corridas, la torre de remate de su esquina curva, elementos propios de esa arquitectura expresiva.

Fuente Wikipedia.org


Sobre una solar trapezoidal y en esquina, Gutiérrez Soto compone una planta aparentemente simétrica cuyo eje es la diagonal que nace en el encuentro de las calles. En ese punto sitúa el acceso principal, flanqueado por dos núcleos principales de escaleras y que da paso al vestíbulo, a doble altura en un primer momento.



La entrada al patio de butacas no es inmediata, tendremos que desplazarnos a alguna de las puertas a izquierda o derecha, descubriendo que el vestíbulo se extiende rodeando la sala.

En su final, y a ambos lados, núcleos secundarios de escaleras, servicios y salidas del edificio esconden la irregularidad de la parcela.


El aprovechamiento del espacio es máximo y tan buena composición se vio premiada con su inclusión en “El arte de proyectar en arquitectura” de Ernst Neufert, auténtica biblia en cuanto a proporciones y medidas y que aun en la actualidad no falta en ningún estudio. Pese a tratarse de un cine de barrio, sin las pretensiones de equipamientos mayores, el programa se completa con otro cine al aire libre en la cubierta, y una sala de fiestas en el sótano.


El edificio disponía de 1.210 localidades y su propietario fue Nicolás Hermosilla, pasando a ser el último propietario Rafael Mateo Tarí.


Disponía de un sistema innovador para su época de iluminación progresiva e indirecta y en él se proyectaban los primeros reestrenos cinematográficos de la temporada.


En el verano se proyectaban dos sesiones, una a las 7 en la sala interior y otra a las 10´45 de la noche en la terraza, si el tiempo lo permitía.

En 1935 anunciaba su terraza como “la primera y única, preparada para cine sonoro”.




Este edificio comenzó siendo cine y Sala de Baile, para pasar a ser Teatro y actualmente Discoteca Pachá, dejando de proyectar películas el 4 de diciembre de 1974.



Autor: Angel Caldito.
Coautor para arquitectura: Juan Ortiz.
En este blog tambíen colaboran: José Manuel Seseña y Ricardo Márquez.
Fuentes: Urbanity, BNE.